Salud

3 Agentes oxidantes para nuestra salud y antioxidantes para contrarrestarlos

By octubre 9th, 2020No Comments
Antioxidantes naturales

3 Agentes oxidantes para nuestra salud y antioxidantes para contrarrestarlos

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son moléculas que previenen la oxidación de otras moléculas. Existen muchos agentes oxidantes interactuando constantemente con nuestro organismo, provocando su envejecimiento.

Los antioxidantes nos aportan una serie de vitaminas con innumerables beneficios que no sólo ayudan a proteger nuestras células frente a estos agentes nocivos, si no que también previenen numerosas enfermedades del corazón o de tipo cardiovascular, enfermedades crónicas, prevención del cáncer, hipertensión arterial, etc; Además nos aportan sustancias químicas que ayudan a prevenir el colesterol o la diabetes mejorando la presión arterial.

A continuación os contaré acerca de los principales agentes oxidantes a combatir:

3 DE NUESTROS ENEMIGOS CONOCIDOS QUE NO DEBES DISCULPAR

Nuestro cuerpo está en constante movimiento. Aunque no nos demos cuenta están ocurriendo continuamente una gran cantidad de procesos que forman parte de la vida.

Como en una empresa, nuestro cuerpo va obtener mejores resultados tras una buena gestión de activos, exposición al riesgo controlada, medida y optimización de recursos,  construir día a día los éxitos a largo plazo…

Es importante monitorizar a multitud de agentes externos cuya existencia está enfocada  a la provocación de nuestros desequilibrios, que se convierten en conductores hacia la pérdida de cualidades, es decir: hacia la degeneración de nuestra gestión.

Una de las reacciones que tienen más importancia dentro de los procesos degenerativos son las reacciones de oxidación. Para ser un poco más gráficos, os diré que el envejecimiento celular es un proceso oxidativo. Este es un proceso natural e inevitable, pero en el cual existen también otros factores, muchos de ellos evitables como el tabaco, las radiaciones solares, la alimentación incorrecta…. Estos factores producen reacciones de oxidación, causantes a la larga de muchas enfermedades tales como hipertensión, hiperlipemias, enfermedades cardiovasculares, cáncer…

Nuestro organismo tiene multitud de mecanismos antioxidantes para defenderse de los procesos oxidativos.  El problema ocurre cuando los mecanismos antioxidantes de nuestro cuerpo se saturan y aparece entonces el llamado estrés oxidativo.

ENEMIGO CONOCIDO 1: TABACO

Está demostrado que en el humo del tabaco existen gran cantidad de radicales libres capaces de desarrollar procesos oxidativos. En los fumadores los sentidos del olfato y el gusto están disminuidos, lo que supone una de las razones por la que llevan una dieta de peor calidad.

Si eres fumador es recomendable que te preocupes de mantener tus reservas antioxidantes por encima de los valores de los no fumadores para contrarrestar el efecto de los oxidantes. Para ello la nutrición es fundamental: deberías incluir en tu dieta abundantes cantidades de alimentos ricos en vitamina C como naranjas, limones, fresas, papaya, kiwis, grosellas, pimientos, repollo, coliflor, zanahorias, lombarda, coles y berros. Los frutos rojos son muy recomendables.

La deficiencia de vitamina E es muy poco frecuente, al ser una de las vitaminas con mayor poder antioxidante debes saber dónde encontrarla, en los aceites vegetales de oliva y girasol entre otros, aguacates, brócoli y frutos secos como nueces, almendras…que además aportan numerosos nutrientes.

Un simple, pero verdadero consejo:  la deshabituación tabáquica lleva consigo un aumento de la calidad de vida.

ENEMIGO CONOCIDO 2: RADIACIÓN SOLAR

La excesiva radiación solar y los rayos ultravioleta pueden hacer que se aceleren procesos causantes de lesiones a nivel de nuestra piel. Para contrarrestar esos procesos, contamos con un gran aliado, la vitamina A que nos va a ayudar a mantener la integridad de esta primera barrera defensiva. la podemos encontrar en antioxidantes naturales en el hígado de cerdo y ternera, leche y derivados, verduras y hortalizas como zanahoria, lechuga romana, canónigos, pimiento rojo…

Es conveniente no exponerse al sol de manera directa y utilizar productos con un factor de protección adecuado para cada tipo de piel.

ENEMIGO CONOCIDO 3: UNA MALA ALIMENTACIÓN

La alimentación juega un papel muy importante, siendo capaz de actuar como prooxidante o como antioxidante. Un antioxidante puede llegar a comportarse como prooxidante si el medio en el que se encuentra está sometido a un elevado estrés oxidativo, es por ello por lo que una dieta rica en frutas y verduras frescas va a desfavorecer la creación de ese entorno y va a aportar altos niveles de antioxidantes para preservar el buen funcionamiento del organismo.

No menos relevante es moderar el consumo de embutidos, bollería industrial, repostería, platos preparados porque aportan cantidades de grasas poco saludables que contribuyen a un  peor mantenimiento de la salud.

El esfuerzo por una dieta variada y equilibrada junto con un estilo de vida saludable y frecuente ejercicio físico es tu inversión del presente que argumentará tu bienestar del futuro. El equilibrio y consecución de objetivos personales y profesionales tiene su origen en dos activos fijos no reembolsables y constantes en cualquier iniciativa o aspiración,  tú y el tiempo.

Cuídate un poco todos los días, si además quieres ampliar tus opciones en cuanto al cuidado de tu salud se refiere, puedes solicitar información de tu póliza de salud completa y sin copago por 35€/mes.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios